Con el Express Entry, lo más efectivo es tener asesoría de los expertos

Con el Express Entry, lo más efectivo es tener asesoría de los expertos

Desde enero del 2015, cuando se implementó el nuevo sistema de procesamiento para la clase económica, es decir el Express Entry, no es recomendable que las personas que estén con un puntaje límite hagan el trámite de inmigración por sí solos. La razón es porque el proceso es demasiado complicado y hay demasiados factores que se deben evaluar.

Una pregunta que me hacen con mucha frecuencia las personas que no tienen un puntaje suficientemente alto en el sistema de procesamiento, es qué pueden hacer para subir dicho puntaje. Pero la respuesta no es una respuesta única ya que se debe analizar cada perfil independientemente, se debe evaluar cada punto y cada factor, y se debe hacer un juego de factores y valores agregando estudios en Canadá, combinándolo con el trabajo, hasta que se llegue al puntaje necesario.

Para cada persona el puntaje es distinto, algunas sólo necesitan mejorar su nivel de inglés o francés, otras necesitan sólo un año de estudio post secundario, otras necesitas dos años, etc., y así sucesivamente hasta encontrar la combinación perfecta para llegar al puntaje requerido.

Esta semana llegó a mi oficina un señor que tomó un curso de un año y tuvo un año de permiso de trabajo post graduado. En los cálculos que él hizo al trazar su plan, no tomó en cuenta que, en esos dos años, mientras estudiaba y trabajaba, si bien recibía puntaje adicional por esto, también perdía puntos por su edad, por lo que todo el esfuerzo que hizo de venir a estudiar y trabajar a Canadá no le dio el resultado que esperaba.

Al hacer yo la evaluación, el debería haber estudiado un mínimo de dos años aquí en Canadá y trabajar también un mínimo de dos años para tener la posibilidad de ser invitado a presentar su solicitud para la residencia permanente.

En contraste con este señor, una joven que estudió durante dos años en Canadá y quien creía que debía trabajar también dos años, cuando se tomó en consideración su edad y su experiencia de trabajo y de estudios en su país de origen, llegó al puntaje necesario sin necesidad de trabajar, por lo que pudo iniciar el trámite de inmediato.

Aparte de los cálculos sobre la edad, nivel de estudio y de idioma de la persona, experiencia de trabajo, si tiene hermanos o no en Canadá, así como otros factores, también la persona se debe asegurar de elegir la institución educacional post secundaria adecuada. En Canadá hay dos tipos de instituciones que son designadas por el gobierno que pueden traer estudiantes internacionales: las instituciones privadas y las instituciones públicas.

Pero existe una idea equivocada acerca de las escuelas designadas, porque el ser designadas sólo nos dice que son instituciones fidedignas y que el gobierno las ha investigado y los estudiantes no se encontrarán con sorpresas al llegar a Canadá.

En el pasado hemos tenido estudiantes que obtuvieron su permiso de estudio, llegaron a Canadá y se encontraron con que las escuelas no existían o con que estas cerraron semanas después de haber iniciado los cursos.

Es por ello por lo que el gobierno, al designar estas instituciones, está asegurándose de que tienen posibilidades de continuidad y de que no van a defraudar a los estudiantes internacionales.

Los estudiantes internacionales pueden trabajar mientras estudian, y pueden obtener una oferta de trabajo post graduado. Sus parejas pueden trabajar a tiempo completo durante el periodo que el estudiante está en la escuela, y puede obtener un permiso de trabajo abierto dependiendo del tipo de trabajo, y del nivel de trabajo que obtenga el estudiante internacional después de haber culminado sus estudios.
Pero hay que tener en cuenta que estos beneficios son sólo posibles si la escuela elegida por el estudiante es una escuela pública, que es la que recibe fondos del gobierno. Escuelas privadas hay muy pocas de las cuales los estudiantes pueden trabajar y obtener un permiso de trabajo post graduado.

Recientemente hemos visto muchos casos de estudiantes internacionales que estudiaron en escuelas privadas y se encontraron con la sorpresa de que no podían sacar su permiso de trabajo post graduado, y tenían únicamente las opciones de comenzar de nuevo sus estudios en una institución pública o regresar a su país de origen después de haber gastado una cantidad enorme de dinero, ya que hay que recordar que los estudiantes internacionales pagan tres veces más que los residentes y los ciudadanos canadienses.

El número de estudiantes internacionales que se encuentran en Canadá en los últimos años es de casi medio millón, y la estimación de los beneficios que ellos traen a la economía canadiense es estimada en 15 billones de dólares anuales.

No es recomendable que las personas hagan su proceso sin asesoría, porque es una cuestión de conocimientos de los reglamentos, de práctica y de experiencia. Por ejemplo, en el caso del señor del que hablé anteriormente, él hizo sus cálculos correctamente pero no se dio cuenta de que después de dos años de estudiar y trabajar en Canadá perdería puntaje por la edad y por lo tanto de todas maneras no llegaría al puntaje requerido.

Cuando una persona habla con un profesional y cuando un profesional hace una evaluación, lo que se hace es que se prueban distintos escenarios del caso en sí, agregándole un año o dos de estudio, dos o tres años de trabajo, etc., deduciéndole el puntaje por la edad dado el aumento en edad que tendrá, entonces logramos hacer un balance entre los puntos que va perdiendo por la edad y los puntos que va recuperando por sus estudios o experiencia de trabajo en Canadá. Esto solo se puede hacer si uno maneja muy bien el puntaje dado por los reglamentos.

También ayuda muchísimo el tener un programa de computación especial que ayuda a hacer estos cálculos para encontrar la situación ideal para el cliente. Hace un tiempo escribí una columna acerca de un joven que había terminado de estudiar en Canadá y que estaba trabajando en una ocupación que no era de las calificadas para poder hacer el trámite de la residencia permanente, y que por lo tanto estaba tratando de conseguir un trabajo calificado para después de haber trabajado un año poder iniciar su trámite migratorio.

Cuando nos sentamos a hacer la evaluación descubrimos que con los estudios y la experiencia de trabajo que él había tenido en su país de origen, más los años de estudio aquí en Canadá, ya tenía suficiente puntaje tanto para el programa de trabajadores calificados como también para el sistema de procesamiento Express Entry, por lo que no necesitaba trabajar en Canadá para solicitar la residencia permanente.

Y ese es otro punto muy importante. Elegimos la escuela correcta, tenemos la estrategia correcta, hemos estudiado y trabajado el tiempo correcto, pero siempre también tenemos que ver que la experiencia de trabajo en Canadá, si la necesitamos, tiene que ser dentro de una de las ocupaciones correctas, porque si no es así, el tiempo trabajado en Canadá no cuenta hacia la residencia permanente.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: [email protected]

La dificultad de obtener residencia bajo Canada Experience Class

La dificultad de obtener residencia bajo Canada Experience Class

Los afectados incluyen estudiantes internacionales puestos entre la espada y la pared

En los últimos meses hemos estado viendo un fenómeno en el área migratoria, de personas de países en los cuales hay problemas de abusos de derechos humanos, problemas políticos, con crimen organizado, etc. Estas personas quieren salir de sus países, pero lo quieren hacer de una manera que les permita poder regresar cuando cambie la situación que los obliga a salir.

Así, muchas de esas personas, que tienen las posibilidades económicas, quieren venir a Canadá como estudiantes internacionales para eventualmente obtener luego la residencia permanente. Pero lo que se está viendo con mucha frecuencia, y lamentablemente en un porcentaje sumamente alto, es que, en el momento en que estas personas solicitan su visa de estudiantes internacionales, los consulados canadienses se las niegan por la misma situación de inestabilidad de los países de los cuales estas personas son ciudadanos.

Una de las razones que les dan es precisamente la situación que se está viviendo en sus países y que no creen que la persona va a regresar a su país una vez que termine sus estudios en Canadá.

Estas negativas son muy contradictorias, porque los altos funcionarios del gobierno canadiense han dicho en repetidas ocasiones que los estudiantes internacionales son la clase de inmigrantes preferido por Canadá.

Hay que recordar que los estudiantes internacionales vienen y estudian durante uno, dos o tres años, sacan un grado o una maestría, y después de terminar sus estudios tienen derecho a un permiso de trabajo de entre uno y tres años, dependiendo del tiempo de duración de su curso de estudios. Y después de trabajar durante un año en Canadá pueden solicitar su residencia permanente. Entonces, la estrategia que estas personas se han trazado es absolutamente legal y correcta, y en ningún momento su intención es venir a Canadá a quedarse de forma indocumentada, que sería el temor de los funcionarios consulares.

Pero lo que está sucediendo es que muchas personas que se encuentran en Canadá como visitantes, que se han registrado ya en las escuelas, que han trazado un plan de acción para eventualmente lograr obtener su residencia permanente bajo el programa del Canadian Experience Class, se encuentran con estas negativas a sus visas de estudiantes.

Muchas de estas personas se sienten en peligro de regresar a sus países de origen, porque ese fue precisamente el motivo por el cual salieron, o se encuentran todavía en sus países y venir como estudiante internacional era su plan de escape de la situación que podían estar viviendo. Pero ahora, la única opción que les queda, en muchos casos, es pedir refugio en Canadá.

Durante los últimos meses también hemos estado viendo en las noticias que el presidente del Consejo de Inmigración y Refugio de Canadá (Immigration and Refugee Board, IRB) ha dicho en repetidas ocasiones que no dan abasto para poder procesar los casos de refugio por el aumento en el número de solicitudes. Ya venían con alrededor de seis mil casos atrasados de personas que llegaron antes de diciembre del 2012, y ahora se les están acumulando muchos más casos.

Lamentablemente, pareciera que son los mismos burócratas del gobierno quienes son en parte responsables por esta situación, al forzar a ciertas personas a pedir refugio, cuando estas personas tienen otra alternativa, la cual prefieren por diversos motivos.

No hay que olvidar que los estudiantes internacionales pagan tres veces más los aranceles de estudios que un canadiense o residente permanente, y que deben demostrar que tienen suficiente dinero para poderse mantener durante el tiempo que estén estudiando. Entonces, si estas personas tienen esta posibilidad, los burócratas no deberían estar sistemáticamente rechazándoles las visas de estudiantes y forzándolas a hacer un proceso que en realidad no es lo que habían seleccionado para buscar su residencia permanente en Canadá.

Se dice que los refugiados cuestan mucho dinero al estado, mientras que los estudiantes internacionales contribuyen a la economía regional donde asisten a clases. Además, según el mismo gobierno, ellos son los inmigrantes ideales dado que tienen el idioma, la experiencia, el grado académico y el dinero, y en muchos casos ya tienen también la experiencia de trabajo en Canadá.

Entonces, ¿por qué crear esta situación que no solamente no es lo que las personas prefieren hacer, sino que también le está costando dinero al estado, además de estar aumentando el atraso en los casos de refugio?

Algo que es interesante notar es que, en todo caso, para algunos de los países de los cuales vienen estas personas el promedio de aceptación de refugio es alto, alrededor del 75%, por lo que no son personas que están abusando del sistema de refugio. De hecho, son personas que han sido puestas entre la espada y la pared porque no las dejan obtener la residencia a través del Canadian Experience Class, y, por lo tanto, dado que no pueden regresar o permanecer en su país de origen, la única opción que les queda es pedir refugio.

De hecho, en el caso específico de Venezuela, la Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, expresó recientemente la preocupación del gobierno canadiense en relación a la inestabilidad política del país suramericano, y el Ministerio de Inmigración, Refugio y Ciudadanía anunció que los ciudadanos venezolanos pueden ser elegibles para una evaluación del riesgo antes de la remoción (Pre-Removal Risk Assessment, PRRA) si recibieron una decisión final de la Junta de Inmigración y Refugiados de Canadá (IRB) o una decisión final del PRRA entre el 8 de julio del 2016 y el 7 de julio del 2017.

“Antes de retirarlos de Canadá, la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (Canadá Border Services Agency, CBSA) asesorará a individuos de Venezuela sobre si ahora son elegibles para solicitar un PRRA”, explicaron en un comunicado.

Hay que tener en cuenta que ésta es una flexibilización importante para los ciudadanos de Venezuela que han pedido refugio en Canadá, dado que normalmente, si la persona hizo una solicitud de refugio y su solicitud fue rechazada, no puede solicitar un PRRA a menos que hayan transcurrido al menos 12 meses.

“Sin embargo, los individuos de Venezuela están exentos de la barrera de un año en el acceso a un PRRA, ya que las condiciones en ese país han empeorado. Como resultado, las personas podrían enfrentar una situación de riesgo que puede justificar una evaluación adicional”, añade.

Sobre esta base, lo que yo creo que el gobierno tendría que hacer es hablar a los consulados que son responsables de estos rechazos y decirles que lo que están haciendo está fuera de las reglas de procedimientos justos, y que tienen que dejar de rechazar solicitudes de estudiantes internacionales que son válidas, simplemente porque las personas provienen de un país donde hay inestabilidad política o social.

Si la persona puede probar que tiene la intención real de venir a estudiar a Canadá, si tienen el dinero, la preparación y todas las condiciones necesarias, lo más indicado es que se le permita estudiar en el país para que luego siga los procedimientos correspondientes y solicite la residencia permanente en Canadá bajo el programa Canadian Experience Class.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727


		

Cómo obtener la residencia permanente si no se ha trabajado en Canadá

Cómo obtener la residencia permanente si no se ha trabajado en Canadá

Una factor que diferencia el Programa de Trabajadores Calificados con el Canadian Experience Class

Encontrar y entender la información proporcionada por el Departamento de Inmigración de Canadá en la página web y los datos que nos proporcionan losr amigos puede impedir que una persona inicie un trámite aun cuando tiene un caso excelente.

La semana pasada me encontré por casualidad con un joven que estaba vendiendo servicios de internet a domicilio. Comenzamos a conversar y me contó que era un estudiante internacional, que había terminado sus estudios en negocios internacionales en una de las universidades de Toronto y que ahora estaba trabajando con su permiso de trabajo de estudiante post graduado.

Como es el caso con los estudiantes internacionales al finalizar sus estudios tienen el derecho de estudiar un año si su curso de estudios fue de un año de duración y tres años si su curso de estudios fue de dos años o más.

Por supuesto el estudiante debe asegurarse de que ha estudiado en una institución que recibe fondos públicos y que está autorizada para otorgar diplomas, licenciaturas etc. Si el estudiante cumple con estos requisitos después de trabajar por un año puede iniciar un trámite para la residencia permanente bajo el Programa de Experiencia Canadiense (Canadian Experience Class).

Para poder iniciar ese trámite el estudiante tiene que asegurarse de que el año trabajado después de graduarse cae en una de las ocupaciones requeridas para el programa. La ley dice que debe haber trabajado por un año en una ocupación que cae bajo los códigos 0, A o B del (NOC) National Occupational Classification. La pregunta inmediata es “¿qué ocupaciones caen bajo estos códigos?” Para facilitar el entendimiento “0” es para todas las ocupaciones de gerencia, A es para todas las profesiones que generalmente requieren estudios post secundarios y B es para todo lo que sea mano de obra especializada, ocupaciones técnicas y tecnológicas y algunos servicios.

Ahora bien, cuando conocí a este joven él me dijo que estaba muy preocupado porque el único trabajo que había podido conseguir era el que estaba desarrollando en ese momento. Su trabajo como vendedor de servicios de internet cae bajo el código “C” el cual no está dentro de los códigos para poder hacer el trámite de residencia bajo el Canadian Experience Class.

Le pedí que me visitara a la oficina para que pudiéramos hacer una evaluación de su caso y para planear de qué manera podríamos ayudarlo a obtener su residencia permanente.

El joven estaba hablando con la compañía acerca de conseguir un ascenso en su trabajo para poder obtener un año de experiencia en una ocupación calificada y si no lo lograba buscaría otro empleo.

Cuando vino a la oficina lo primero que note en su ficha fue su edad. Hasta ese momento había asumido que tendría unos 22 años, pero en realidad el joven tenía ya 33 años de edad, había terminado una licenciatura en su país de origen y había estudiado una segunda licenciatura en Canadá. Automáticamente le pregunte si tenía experiencia de trabajo en el país de origen y su respuesta fue que sí. Había trabajado en su país en una ocupación “A” por tres años. Su ocupación era ingeniero en sistemas.

Nos sentamos ante el computador e hicimos una evaluación de su caso usando la experiencia adquirida en su país de origen, con el grato resultado de que tenía suficiente puntaje bajo el Programa de Trabajadores Calificados y un puntaje superior al mínimo anunciado por el gobierno en los últimos años. Cuando termine la evaluación me di vuelta y le informe que no debía seguirse preocupando para conseguir otro trabajo o una promoción en su trabajo actual ya que calificaba para la residencia permanente y podía iniciar su trámite de residencia de inmediato. Lo envié a hacer su examen de inglés y la acreditación de sus credenciales educativas del país de origen para poder subir su perfile en el Express Entry.

Al joven le tomó un poco de tiempo y repetición por mi parte para creer que si calificaba. Me dijo que había estado ante otros profesionales y que le habían dicho que para calificar para la residencia tenía que cambiar de trabajo. Me conto que tenía amigos en la misma situación que él y que tuvieron que conseguir otros trabajos para poder calificar y que algunos no lo habían logrado y se regresaron a su país de origen.

La moraleja de esta historia es que si bien uno se traza un plan para poder obtener la residencia permanente y en este caso fue el venir a estudiar y luego trabajar para obtener la residencia bajo el Canadian Experience Class, uno no se debe limitar por el plan inicial. Hay que recordar que hay muchas categorías de inmigración diferentes para la obtención de la residencia permanente en Canadá y que la calve esta en encontrar la categoría correcta para la persona.

El caso de este joven no es aislado, he visto muchas personas que descartan por completo la experiencia de trabajo de su país de origen pensando que solo la experiencia obtenida en Canadá. Hay que tener en cuenta que cada programa tiene sus propios requisitos y que el único programa que requiere experiencia canadiense es el Canadian Experience Class. Para el programa de trabajadores calificados, como en el caso del joven el requisito mínimo es que: “en los últimos diez años, antes de la fecha en que hagan su solicitud de residencia permanente, hayan acumulado, por un periodo continuo de un año a tiempo completo (30 horas) o el equivalente en part time, experiencia de trabajo en la ocupación principal”, en ningún momento se pide experiencia de trabajo en Canadá para este programa, de otro modo las personas que se encuentran fuera de Canadá nunca podrían calificar.

Estas creencias falsas a veces interfieren con la posibilidad de iniciar un trámite aunque la persona tenga como en el caso del joven un caso excelente para obtener la residencia permanente.

Hay otras creencias falsas que también afectan a las personas en sus decisiones, como por ejemplo que el hombre debe ser el solicitante principal, en estos casos debemos ver quién de los dos en la pareja tiene mejor puntaje para iniciar un trámite. A veces en la pareja hay uno que es más joven, tiene más estudios, más experiencia de trabajo y mejor conocimientos de uno o los dos idiomas oficiales de Canadá y no importa el género de esa persona o el papel que desarrolle en la pareja.

La mejor practica cuando se está haciendo una evaluación sobre si una persona puede iniciar un trámite o no es el tener una consulta con una persona que esté especializada en el tema de inmigración y pueda ver la situación de todas las perspectivas legales y personales.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727