Encuentran graves fallas en el proceso de revisión de las detenciones por motivos migratorios en Canadá

Encuentran graves fallas en el proceso de revisión de las detenciones por motivos migratorios en Canadá

Las personas que se encuentran en Canadá como residentes permanentes, o que son ciudadanos extranjeros, pueden ser detenidas por la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA) por motivos migratorios, a la espera de que comparezcan ante la División de Inmigración (ID) de la Junta de Inmigración y Refugiados de Canadá (IRB) para revisar sus casos. En el año 2017, 3.557 personas fueron detenidas por inmigración en Canadá.

Una persona puede ser detenida si el Oficial de la CBSA tiene motivos razonables para creer que es poco probable que esta comparezca para una examinación, audiencia o expulsión; es un peligro para el público; o si el agente tiene motivos razonables para sospechar que la persona es inadmisible en Canadá por razones de seguridad, por violar los derechos humanos o internacionales, por hechos graves de delincuencia, por crimen organizado o por si como ciudadano extranjero no ha podido establecer su identidad.

La persona en cuestión puede ser detenida y retenida en un centro de detención de inmigración de mínima seguridad o en un centro correccional provincial.

Pero una persona no puede permanecer detenida e incomunicada en Canadá, hay un proceso que debe seguirse. Dentro de las 48 horas de la detención, la División de Inmigración revisará los motivos de la detención y se llevará a cabo una revisión de la detención de acuerdo con el proceso del tribunal de IRB. La responsabilidad recae en la persona detenida para demostrarle al asesor del Ministro para la CBSA por qué debería ser liberado. El Miembro que preside escucha a las dos partes y decide si la persona debe ser liberada o no.

Si la persona se mantiene detenida, se realiza otra revisión dentro de los siete días siguientes. Si la detención continúa después de la segunda audiencia, se realizan audiencias adicionales al menos una vez cada 30 días mientras la persona permanezca detenida, pero esta puede solicitar una revisión en cualquier momento si hay nuevos hechos que presentar.

Aunque existe un proceso para estos casos, el sistema de detención no está exento de fallas. Es muy punitivo y necesita revisión. En septiembre del 2017, el entonces Presidente de la Junta de Inmigración y Refugiados (IRB) ordenó un informe de auditoría externa para examinar las audiencias y las decisiones tomadas en las revisiones de detención, donde las personas fueron detenidas durante 100 días o más. El objetivo era ver si las revisiones de detención en Canadá siguen el proceso o la imparcialidad y cumplen con la Carta de Derechos y Libertades.

El auditor llevó a cabo un estudio de más de 300 audiencias de revisión de detención durante un período de siete meses, con el enfoque principal de la realización de las audiencias, y si las audiencias cumplían con los estándares de equidad y las decisiones reflejaban las pruebas y presentaciones de las partes presentes.

En el año 2017 se llevaron a cabo 11,061 audiencias de revisión de detención en Canadá, y casi el 60% resultaron en continuación de la detención.

En promedio, una persona en Canadá está detenida durante 1.7 meses. El informe encontró que, en los años 2016 y 2017, el 87% de las personas detenidas fueron liberadas dentro de los 90 días.

El estudio encontró también que en muchas audiencias hubo diferencias notables entre las expectativas de los tribunales y la práctica llevada a cabo por la División de Inmigración.

Las audiencias realizadas para los casos en que las personas fueron detenidas por un período excesivo tuvieron los mayores problemas con respecto a las expectativas judiciales. En estos casos, la persona no estuvo representada en casi todas las audiencias y finalmente dejó de presentarse debido a la frustración y la falta de fe en el proceso.

La División de Inmigración es una de las pocas autoridades donde los funcionarios públicos tienen el poder de detener a las personas, donde los funcionarios civiles ocupan puestos de personal permanente y donde actúan como adjudicadores únicos. La mayoría de los Miembros que toman decisiones no son abogados y, aunque pueden ser excelentes jueces de tribunales, sería útil que contaran con capacitación legal y experiencia en el sector justicia.

Dado el estándar actual de práctica con las revisiones de detención, se sugiere que se contraten más abogados en estos puestos. Se sugiere que los Miembros tengan experiencia en diversidad de género, raza / etnia y capacidad / discapacidad. Lo que también se necesita es un enfoque más colaborativo para la toma de decisiones para producir mejores decisiones con menos errores e inconsistencias.

El informe encontró que cuanto más tiempo estuvo detenida una persona, más probable era que hubiera problemas con el proceso, el cual no cumplía con las expectativas. Hubo muchos problemas, como confiar en gran medida en las notas de la CBSA y la responsabilidad puesta en las personas detenidas que a menudo no estaban representadas.

Las personas detenidas sin representación tuvieron dificultades para participar en sus audiencias. Tenían que confiar en su memoria de lo que ocurrió en las audiencias previas, ya que no había disponibles copias de las audiencias anteriores. El lenguaje utilizado en las audiencias también fue difícil de entender para los detenidos.

Muchas de las audiencias revisadas mostraron que el juzgador trataba a la persona detenida con respeto, pero a veces este no era el caso y la persona no recibía el trato adecuado o no participaba en el proceso.

Las personas detenidas con problemas de salud mental también tenían sus propios desafíos que creaban barreras adicionales.

A menudo las personas detenidas no fueron liberadas debido a un historial de haber presentado una solicitud de refugio o una solicitud de PRRA, algo que es contrario a la política pública y contraria al buen sentido. El temor es que la persona pasara a la clandestinidad cuando fuera liberada.

El informe sugiere que se realicen algunos cambios en el proceso para beneficiar a las personas detenidas y para que haya mayor responsabilidad a nombre de la División de Inmigración y la CBSA.

Se recomienda además que la División de Inmigración revise inmediatamente los casos en que las personas han estado detenidas por períodos excesivos.

La investigación encargada ha encontrado muchos defectos en nuestro sistema de detención en Canadá. Al descubrir los defectos, se recomendaron cambios muy necesarios. Esperemos que las recomendaciones generen un proceso más justo para los ciudadanos extranjeros y residentes permanentes detenidos en Canadá.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: [email protected]

Con el Express Entry, lo más efectivo es tener asesoría de los expertos

Con el Express Entry, lo más efectivo es tener asesoría de los expertos

Desde enero del 2015, cuando se implementó el nuevo sistema de procesamiento para la clase económica, es decir el Express Entry, no es recomendable que las personas que estén con un puntaje límite hagan el trámite de inmigración por sí solos. La razón es porque el proceso es demasiado complicado y hay demasiados factores que se deben evaluar.

Una pregunta que me hacen con mucha frecuencia las personas que no tienen un puntaje suficientemente alto en el sistema de procesamiento, es qué pueden hacer para subir dicho puntaje. Pero la respuesta no es una respuesta única ya que se debe analizar cada perfil independientemente, se debe evaluar cada punto y cada factor, y se debe hacer un juego de factores y valores agregando estudios en Canadá, combinándolo con el trabajo, hasta que se llegue al puntaje necesario.

Para cada persona el puntaje es distinto, algunas sólo necesitan mejorar su nivel de inglés o francés, otras necesitan sólo un año de estudio post secundario, otras necesitas dos años, etc., y así sucesivamente hasta encontrar la combinación perfecta para llegar al puntaje requerido.

Esta semana llegó a mi oficina un señor que tomó un curso de un año y tuvo un año de permiso de trabajo post graduado. En los cálculos que él hizo al trazar su plan, no tomó en cuenta que, en esos dos años, mientras estudiaba y trabajaba, si bien recibía puntaje adicional por esto, también perdía puntos por su edad, por lo que todo el esfuerzo que hizo de venir a estudiar y trabajar a Canadá no le dio el resultado que esperaba.

Al hacer yo la evaluación, el debería haber estudiado un mínimo de dos años aquí en Canadá y trabajar también un mínimo de dos años para tener la posibilidad de ser invitado a presentar su solicitud para la residencia permanente.

En contraste con este señor, una joven que estudió durante dos años en Canadá y quien creía que debía trabajar también dos años, cuando se tomó en consideración su edad y su experiencia de trabajo y de estudios en su país de origen, llegó al puntaje necesario sin necesidad de trabajar, por lo que pudo iniciar el trámite de inmediato.

Aparte de los cálculos sobre la edad, nivel de estudio y de idioma de la persona, experiencia de trabajo, si tiene hermanos o no en Canadá, así como otros factores, también la persona se debe asegurar de elegir la institución educacional post secundaria adecuada. En Canadá hay dos tipos de instituciones que son designadas por el gobierno que pueden traer estudiantes internacionales: las instituciones privadas y las instituciones públicas.

Pero existe una idea equivocada acerca de las escuelas designadas, porque el ser designadas sólo nos dice que son instituciones fidedignas y que el gobierno las ha investigado y los estudiantes no se encontrarán con sorpresas al llegar a Canadá.

En el pasado hemos tenido estudiantes que obtuvieron su permiso de estudio, llegaron a Canadá y se encontraron con que las escuelas no existían o con que estas cerraron semanas después de haber iniciado los cursos.

Es por ello por lo que el gobierno, al designar estas instituciones, está asegurándose de que tienen posibilidades de continuidad y de que no van a defraudar a los estudiantes internacionales.

Los estudiantes internacionales pueden trabajar mientras estudian, y pueden obtener una oferta de trabajo post graduado. Sus parejas pueden trabajar a tiempo completo durante el periodo que el estudiante está en la escuela, y puede obtener un permiso de trabajo abierto dependiendo del tipo de trabajo, y del nivel de trabajo que obtenga el estudiante internacional después de haber culminado sus estudios.
Pero hay que tener en cuenta que estos beneficios son sólo posibles si la escuela elegida por el estudiante es una escuela pública, que es la que recibe fondos del gobierno. Escuelas privadas hay muy pocas de las cuales los estudiantes pueden trabajar y obtener un permiso de trabajo post graduado.

Recientemente hemos visto muchos casos de estudiantes internacionales que estudiaron en escuelas privadas y se encontraron con la sorpresa de que no podían sacar su permiso de trabajo post graduado, y tenían únicamente las opciones de comenzar de nuevo sus estudios en una institución pública o regresar a su país de origen después de haber gastado una cantidad enorme de dinero, ya que hay que recordar que los estudiantes internacionales pagan tres veces más que los residentes y los ciudadanos canadienses.

El número de estudiantes internacionales que se encuentran en Canadá en los últimos años es de casi medio millón, y la estimación de los beneficios que ellos traen a la economía canadiense es estimada en 15 billones de dólares anuales.

No es recomendable que las personas hagan su proceso sin asesoría, porque es una cuestión de conocimientos de los reglamentos, de práctica y de experiencia. Por ejemplo, en el caso del señor del que hablé anteriormente, él hizo sus cálculos correctamente pero no se dio cuenta de que después de dos años de estudiar y trabajar en Canadá perdería puntaje por la edad y por lo tanto de todas maneras no llegaría al puntaje requerido.

Cuando una persona habla con un profesional y cuando un profesional hace una evaluación, lo que se hace es que se prueban distintos escenarios del caso en sí, agregándole un año o dos de estudio, dos o tres años de trabajo, etc., deduciéndole el puntaje por la edad dado el aumento en edad que tendrá, entonces logramos hacer un balance entre los puntos que va perdiendo por la edad y los puntos que va recuperando por sus estudios o experiencia de trabajo en Canadá. Esto solo se puede hacer si uno maneja muy bien el puntaje dado por los reglamentos.

También ayuda muchísimo el tener un programa de computación especial que ayuda a hacer estos cálculos para encontrar la situación ideal para el cliente. Hace un tiempo escribí una columna acerca de un joven que había terminado de estudiar en Canadá y que estaba trabajando en una ocupación que no era de las calificadas para poder hacer el trámite de la residencia permanente, y que por lo tanto estaba tratando de conseguir un trabajo calificado para después de haber trabajado un año poder iniciar su trámite migratorio.

Cuando nos sentamos a hacer la evaluación descubrimos que con los estudios y la experiencia de trabajo que él había tenido en su país de origen, más los años de estudio aquí en Canadá, ya tenía suficiente puntaje tanto para el programa de trabajadores calificados como también para el sistema de procesamiento Express Entry, por lo que no necesitaba trabajar en Canadá para solicitar la residencia permanente.

Y ese es otro punto muy importante. Elegimos la escuela correcta, tenemos la estrategia correcta, hemos estudiado y trabajado el tiempo correcto, pero siempre también tenemos que ver que la experiencia de trabajo en Canadá, si la necesitamos, tiene que ser dentro de una de las ocupaciones correctas, porque si no es así, el tiempo trabajado en Canadá no cuenta hacia la residencia permanente.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: [email protected]

El 2017 fue sin duda un buen año para las comunidades inmigrantes en Canadá

El 2017 fue sin duda un buen año para las comunidades inmigrantes en Canadá

Terminadas las festividades de Navidad y Fin de Año, y regresando ya a nuestras labores cotidianas, vemos con satisfacción que el año 2017 fue sumamente positivo para las comunidades inmigrantes en el país, principalmente por que el Partido Liberal, ahora al frente del gobierno federal, terminó cumpliendo con muchas de las promesas que había hecho durante la campaña electoral.

Algo sobresaliente en estas promesas cumplidas fue que subieran nuevamente la edad de dependencia de los hijos a 22 años, lo que implica que una persona puede reclamar o patrocinar a sus hijos, o incluirlos en su propio trámite para residencia permanente, hasta que los muchachos cumplan 22 años.

En mi opinión esta medida se quedó un poquito corta, porque la ley anterior permitía que aún después de los 22 años se pudiera seguir patrocinando a los hijos, siempre y cuando se pudiera demostrar que eran estudiantes y que habían sido estudiantes desde antes de cumplir los 22 años. En las nuevas disposiciones no volvieron a incluir esta provisión, pero por lo menos la edad fue subida nuevamente a 22 años.

En términos de la clase familiar también se cambiaron las condiciones que se le imponían a una persona que era patrocinada por su esposo o pareja en unión libre. La condición era que tenía que permanecer con su patrocinador durante dos años, a menos que hubiese algún tipo de violencia ya fuera física, psicológica, financiera, sexual, etc. Si se daba algún tipo de violencia la persona patrocinada podía dejar a su pareja, pero si no existía ningún tipo de abuso y dejaba a la pareja, perdía la residencia.

Esa condición fue eliminada el año pasado, pero es importante explicar que a pesar de ello todavía existen medidas legales que si se descubre o hay reportes de que la relación con el patrocinador era solamente de conveniencia para poder obtener la residencia permanente, el Departamento de Inmigración empieza una investigación, y si llega al fallo de que en realidad nunca hubo la intención de residir con el patrocinador, le quitan la residencia permanente.

Hago énfasis en este aspecto porque recientemente he visto algunos casos de personas que fueron patrocinadas y dejaron a su patrocinador, quienes muy abiertamente le dijeron a sus cónyuges que ya no tenían que vivir con ellos durante dos años porque se había eliminado esa condición. Y si bien eso es cierto, deben tener en cuenta que la sección de penalización por matrimonios fraudulentos continúa intacta.

En términos de los programas económicos, ha habido cambios en el Express Entry, cambios muy positivos, como darle un puntaje adicional de 15 puntos a las personas que tienen hermanos o hermanas dentro de Canadá que son residentes o ciudadanos canadienses. En mi estimación no deberían haberlo limitado solamente a las personas que tienen hermanos y hermanas, sino que debería haber sido expandido a personas que tienen cualquier miembro de su familia dentro del país. Pero de todas maneras se le está dando puntaje adicional a muchas personas que aplican por el sistema de procesamiento Express Entry y ésto ayuda un poco. Son solamente 15 puntos, pero en algunos casos este puntaje puede hacer la diferencia.

También se le aumentó 30 puntos adicionales al puntaje que se da por manejo del idioma (inglés o francés), si el solicitante domina uno de los idiomas a un nivel avanzado, y también el otro idioma oficial canadiense. Esto también hace una diferencia importante en la evaluación y en la posibilidad de ser invitado a hace un trámite de residencia permanente.

En la ley de ciudadanía hemos visto finalmente los cambios en octubre: Cambió el tiempo que se requiere estar en el país para hacerse ciudadano canadiense. Ahora son sólo tres años en los últimos cinco años, y se ha reintegrado el bono con respecto al tiempo que la persona estuvo en Canadá antes de hacerse residente permanente. Por ejemplo, a una persona que fue patrocinada desde dentro de Canadá por su esposo o esposa se le da medio día por cada día que estuvo en el país esperando obtener su residencia permanente hasta un máximo de un año. Esto ayuda a muchísimas personas.

También ayuda el que ahora las personas menores de 14 años y mayores de 54 ya no tengan que hacer exámenes de conocimientos de Canadá ni de inglés o francés. Es increíble, pero hay reportes que muestran que el número de solicitantes de ciudadanía se ha incrementado sustancialmente por este cambio, por el simple hecho de que ahora estas personas ya no tienen que hacer exámenes.

Otro cambio muy importante en términos del proceso legal y la constitución canadiense es el hecho de que se eliminó la ley que permitía que a una persona nacida en Canadá que hubiese cometido ciertos crímenes se le podía quitar la ciudadanía canadiense, si tenía doble ciudadanía. En su momento, el Ministro de Inmigración anterior dijo que “un ciudadano es un ciudadano, es un ciudadano”, y que bajo ningún punto de vista a una persona nacida en Canadá se le podía quitar la ciudadanía. También destacó que existen muchos procesos para penalizar a un ciudadano canadiense que comete un crimen, y que eso se hace por medio del código criminal, por lo que no era necesario agregar otra penalización. Insistió en que por el principio de haber nacido en tierra canadiense la persona no puede perder su ciudadanía.

Definitivamente en el año que acaba de terminar hubo muchísimos cambios muy importantes para nuestras comunidades inmigrantes, y de hecho todavía estamos esperando algunos cambios más que se van a dar durante los primeros meses del año. Uno de ellos es el que garantiza a las personas tener un proceso de apelación si se les quita la ciudadanía; estamos hablando de personas que mintieron al hacer su trámite, es decir que generalmente son casos de fraude al procesar la ciudadanía. Estas personas van a tener la posibilidad de tener un proceso legal justo en el que puedan defender su ciudadanía. Esto no significa que no se las pueden revocar, pero por lo menos va a haber un proceso justo en el que pueden defenderse.

También para este año estamos esperando cambios a los programas de Nominaciones Provinciales en Alberta y otras provincias del oeste del país, ya que van a ser modificadas las categorías de programas para que las personas puedan inmigrar a esas provincias.

De igual forma tenemos la seguridad de que el Express Entry se va a mantener de la manera en que se ha estado manteniendo, y si bien el puntaje no permite que cualquier profesional con un nivel medio de inglés califique, todavía deja un margen bastante alto de personas que sí califican para poder obtener la residencia como Trabajadores Calificados, como clase Experiencia Canadiense y como Mano de Obra Especializada.

El 2017 fue sin duda un buen año donde se cumplieron casi todas las promesas que fueron hechas por el gobierno liberal durante su campaña electoral, y este año que comienza, 2018, debería darnos la fuerza necesaria para pedir cambios adicionales que favorezcan a las personas que vienen de países que no son de habla inglesa ni francesa, y también cambios al programa de Clase Familiar, entre otros, que es necesario que se hagan.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: [email protected]

Cómo obtener la residencia permanente si no se ha trabajado en Canadá

Cómo obtener la residencia permanente si no se ha trabajado en Canadá

Una factor que diferencia el Programa de Trabajadores Calificados con el Canadian Experience Class

Encontrar y entender la información proporcionada por el Departamento de Inmigración de Canadá en la página web y los datos que nos proporcionan losr amigos puede impedir que una persona inicie un trámite aun cuando tiene un caso excelente.

La semana pasada me encontré por casualidad con un joven que estaba vendiendo servicios de internet a domicilio. Comenzamos a conversar y me contó que era un estudiante internacional, que había terminado sus estudios en negocios internacionales en una de las universidades de Toronto y que ahora estaba trabajando con su permiso de trabajo de estudiante post graduado.

Como es el caso con los estudiantes internacionales al finalizar sus estudios tienen el derecho de estudiar un año si su curso de estudios fue de un año de duración y tres años si su curso de estudios fue de dos años o más.

Por supuesto el estudiante debe asegurarse de que ha estudiado en una institución que recibe fondos públicos y que está autorizada para otorgar diplomas, licenciaturas etc. Si el estudiante cumple con estos requisitos después de trabajar por un año puede iniciar un trámite para la residencia permanente bajo el Programa de Experiencia Canadiense (Canadian Experience Class).

Para poder iniciar ese trámite el estudiante tiene que asegurarse de que el año trabajado después de graduarse cae en una de las ocupaciones requeridas para el programa. La ley dice que debe haber trabajado por un año en una ocupación que cae bajo los códigos 0, A o B del (NOC) National Occupational Classification. La pregunta inmediata es “¿qué ocupaciones caen bajo estos códigos?” Para facilitar el entendimiento “0” es para todas las ocupaciones de gerencia, A es para todas las profesiones que generalmente requieren estudios post secundarios y B es para todo lo que sea mano de obra especializada, ocupaciones técnicas y tecnológicas y algunos servicios.

Ahora bien, cuando conocí a este joven él me dijo que estaba muy preocupado porque el único trabajo que había podido conseguir era el que estaba desarrollando en ese momento. Su trabajo como vendedor de servicios de internet cae bajo el código “C” el cual no está dentro de los códigos para poder hacer el trámite de residencia bajo el Canadian Experience Class.

Le pedí que me visitara a la oficina para que pudiéramos hacer una evaluación de su caso y para planear de qué manera podríamos ayudarlo a obtener su residencia permanente.

El joven estaba hablando con la compañía acerca de conseguir un ascenso en su trabajo para poder obtener un año de experiencia en una ocupación calificada y si no lo lograba buscaría otro empleo.

Cuando vino a la oficina lo primero que note en su ficha fue su edad. Hasta ese momento había asumido que tendría unos 22 años, pero en realidad el joven tenía ya 33 años de edad, había terminado una licenciatura en su país de origen y había estudiado una segunda licenciatura en Canadá. Automáticamente le pregunte si tenía experiencia de trabajo en el país de origen y su respuesta fue que sí. Había trabajado en su país en una ocupación “A” por tres años. Su ocupación era ingeniero en sistemas.

Nos sentamos ante el computador e hicimos una evaluación de su caso usando la experiencia adquirida en su país de origen, con el grato resultado de que tenía suficiente puntaje bajo el Programa de Trabajadores Calificados y un puntaje superior al mínimo anunciado por el gobierno en los últimos años. Cuando termine la evaluación me di vuelta y le informe que no debía seguirse preocupando para conseguir otro trabajo o una promoción en su trabajo actual ya que calificaba para la residencia permanente y podía iniciar su trámite de residencia de inmediato. Lo envié a hacer su examen de inglés y la acreditación de sus credenciales educativas del país de origen para poder subir su perfile en el Express Entry.

Al joven le tomó un poco de tiempo y repetición por mi parte para creer que si calificaba. Me dijo que había estado ante otros profesionales y que le habían dicho que para calificar para la residencia tenía que cambiar de trabajo. Me conto que tenía amigos en la misma situación que él y que tuvieron que conseguir otros trabajos para poder calificar y que algunos no lo habían logrado y se regresaron a su país de origen.

La moraleja de esta historia es que si bien uno se traza un plan para poder obtener la residencia permanente y en este caso fue el venir a estudiar y luego trabajar para obtener la residencia bajo el Canadian Experience Class, uno no se debe limitar por el plan inicial. Hay que recordar que hay muchas categorías de inmigración diferentes para la obtención de la residencia permanente en Canadá y que la calve esta en encontrar la categoría correcta para la persona.

El caso de este joven no es aislado, he visto muchas personas que descartan por completo la experiencia de trabajo de su país de origen pensando que solo la experiencia obtenida en Canadá. Hay que tener en cuenta que cada programa tiene sus propios requisitos y que el único programa que requiere experiencia canadiense es el Canadian Experience Class. Para el programa de trabajadores calificados, como en el caso del joven el requisito mínimo es que: “en los últimos diez años, antes de la fecha en que hagan su solicitud de residencia permanente, hayan acumulado, por un periodo continuo de un año a tiempo completo (30 horas) o el equivalente en part time, experiencia de trabajo en la ocupación principal”, en ningún momento se pide experiencia de trabajo en Canadá para este programa, de otro modo las personas que se encuentran fuera de Canadá nunca podrían calificar.

Estas creencias falsas a veces interfieren con la posibilidad de iniciar un trámite aunque la persona tenga como en el caso del joven un caso excelente para obtener la residencia permanente.

Hay otras creencias falsas que también afectan a las personas en sus decisiones, como por ejemplo que el hombre debe ser el solicitante principal, en estos casos debemos ver quién de los dos en la pareja tiene mejor puntaje para iniciar un trámite. A veces en la pareja hay uno que es más joven, tiene más estudios, más experiencia de trabajo y mejor conocimientos de uno o los dos idiomas oficiales de Canadá y no importa el género de esa persona o el papel que desarrolle en la pareja.

La mejor practica cuando se está haciendo una evaluación sobre si una persona puede iniciar un trámite o no es el tener una consulta con una persona que esté especializada en el tema de inmigración y pueda ver la situación de todas las perspectivas legales y personales.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727