Para los mexicanos, el USMCA sigue siendo una de las mejores opciones para trabajar en Canadá

Para los mexicanos, el USMCA sigue siendo una de las mejores opciones para trabajar en Canadá

Una de las noticias que durante los últimos meses ha acaparado la atención de la ciudadanía canadiense, así como también de la mexicana y estadounidense, ha sido la renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLC o North American Free Trade Agreement, NAFTA), el cual entró en vigor el 1 de enero de 1994.

Finalmente, después de muchas estiras y encoges, los gobiernos de Canadá, México y Estados Unidos pactaron un nuevo acuerdo comercial que cambia algunos aspectos del tratado inicial, pero que en esencia mantiene las mismas dinámicas comerciales entre los tres países. Este acuerdo ahora se llamará United States-Mexico-Canada Agreement (USMCA).

La buena noticia en las áreas que tienen que ver con la temática migratoria, es que aquí prácticamente no ha habido ningún cambio, y por tanto el renombrado USMCA continuará constituyendo una de las mejores opciones que tendrán los ciudadanos de origen mexicano para optar por un permiso de trabajo y eventualmente, la residencia canadiense.

Porque tal y como hemos explicado en columnas anteriores, con todos los cambios que ha habido en los últimos años en el sistema migratorio canadiense, una de las mejores opciones que tienen para llegar a Canadá los ciudadanos de Chile, México, Colombia y Perú (residentes de Perú y Colombia) son las oportunidades que les brindan sus Tratados de Libre Comercio con nuestro país.

Digo ésto porque a raíz de estos tratados hay repercusiones muy importantes para las personas que desean venir a trabajar a Canadá, al permitir que residentes permanentes y ciudadanos de estos países puedan beneficiarse dado que facilitan la entrada reciproca de distintos trabajadores a ambos países. Esto significa, en concreto, que los ciudadanos mexicanos que tengan una oferta de trabajo en ciertas categorías de una empresa canadiense, o personas que desean abrir un negocio, se les facilita la obtención de un permiso de trabajo.

Es importante notar que los tratados en sí mismo no tienen ningún tipo de programa o categoría que le permita a una persona solicitar la residencia permanente en Canadá, pero sí le facilita la entrada al país con un permiso de trabajo en cuatro categorías específicas.

Una es la categoría de personas que vienen a invertir dinero o a hacer comercio con Canadá. Para estas personas existe la posibilidad de obtener un permiso de trabajo siempre y cuando vengan a abrir una compañía.

La segunda es la facilidad para los visitantes que vienen a hacer negocios en Canadá, a quienes se les puede conseguir un permiso de trabajo sin muchas dificultades. Generalmente esta categoría aplica para las personas que vienen a ferias, exposiciones de negocios, a personas que vienen a dar servicios por un tiempo muy corto, o artistas que vienen para hacer presentaciones específicas.

La tercera categoría es la de altos ejecutivos que pueden venir al país mediante un proceso de transferencia de sus compañías, es decir, compañías que tienen su sede en el país de origen y que tienen una sucursal en Canadá pueden solicitar un permiso de trabajo para transferir ejecutivos a que vengan a manejar o a abrir la compañía o subsidiaria. Este programa es sólo para ejecutivos y personas con conocimientos especializados.

La cuarta categoría que se abre con la entrada en vigor de los Tratados de Libre Comercio, y que con toda seguridad puede ser la más ventajosa, es la categoría de profesionales y técnicos, ya que hay una lista de profesiones y ocupaciones especializadas que le permiten a un ciudadano de países que han firmado un tratado con Canadá de obtener un permiso de trabajo.

Básicamente lo que se necesita es una oferta de trabajo de una compañía canadiense (la cual no necesariamente tiene que ser una compañía grande), mediante la cual se le permite a este trabajador o profesional hacer un trámite para obtener una visa de trabajo sin la necesidad de demostrar que la compañía canadiense no puede conseguir ciudadanos canadienses o residentes permanentes para hacer ese trabajo.

Este es un trámite relativamente sencillo, siempre y cuando el trabajador tenga una profesión u ocupación que esté incluida en la lista de profesiones del tratado, haya una oferta de trabajo de una compañía canadiense, la persona sea nacionalizada o nacida en uno de los países arriba mencionados y tenga conocimientos de inglés o francés y cumpla con los requisitos de la profesión u ocupación de acuerdo a los requisitos del tratado correspondiente.

Los permisos de trabajo de las primeras tres categorías tienen un periodo de duración de entre tres meses y un año, dependiendo para qué viene la persona. Para los ejecutivos transferidos y para la categoría de profesionales y técnicos, los permisos de trabajo se pueden renovar anualmente sin un límite establecido.

Para la cuarta categoría, es decir para los profesionales y técnicos, ya una vez estando en Canadá estos pueden cambiar de compañía si así lo desean, por lo que aparte de que estas opciones creadas con el Tratado de Libre Comercio (ahora llamado USMCA para el caso de México) son una oportunidad excelente para poder venir a Canadá con un permiso de trabajo, se abre una puerta enorme para luego poder solicitar la residencia permanente dado que el tener una oferta de trabajos en Canadá se ha convertido en uno de los factores más importantes para que las personas puedan solicitar la residencia permanente en el país.

Hay que tener en cuenta que una vez que una persona se encuentra en Canadá con un permiso de trabajo las puertas que se le abren son, entre otras, el poder solicitar la residencia permanente bajo el programa de experiencia canadiense, el cual requiere que los trabajadores hayan trabajado en el país con un permiso de trabajo en ocupaciones especificas por un periodo de un año para que luego de hacer un examen de inglés y obtener el mínimo puntaje requerido, poder solicitar la residencia permanente.

Adicionalmente, también se puede utilizar el Programa Federal y los diferentes Programas de Nominaciones Provinciales del país, los cuales también llevan a un trabajador a la obtención de la residencia permanente.

Es importante hacer notar que para las personas que se encuentran en Canadá de forma indocumentada y para quienes están de visita,  ésta es una buena oportunidad para investigar si sus ocupaciones se encuentran en esa lista de ocupaciones con prioridades, ya que de ser así, si están se puede trazar una estrategia para que puedan, usando los tratados como punto inicial, obtener la residencia permanente.

En este sentido, las personas que se encuentran en Canadá y que lean esta información, y que deseen ayudar a un amigo o a un pariente a venir a Canadá, o que quieran ellos mismos tramitar su residencia permanente en el país, deben investigar si sus ocupaciones están en la lista de prioridades que establecen los Tratados de Libre Comercio entre Canadá y México, Chile, Colombia y Perú. Si lo están, deben conseguir una oferta de trabajo, la cual les podría facilitar la entrada al país con un permiso de trabajo que luego los puede conducir a la residencia permanente.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: [email protected]

Si piensa traer artistas para eventos este verano, este es el momento de hacer el trámite

Si piensa traer artistas para eventos este verano, este es el momento de hacer el trámite

Finalmente, después de una prolongada época invernal, llegó la primavera, y con ésta, llegan también los primeros festivales típicos de nuestra comunidad y de todas las comunidades étnicas que habitan en Canadá, con lo cual se presenta el momento propicio para traer artistas de nuestros países de origen a fin de mostrar nuestros talentos internacionales.

Definitivamente ésta es una muy buena oportunidad para ayudar a los artistas de América Latina a que vengan a mostrar sus artes a la sociedad canadiense, y que con eso se generen también ingresos económicos. Pero es importante que los promotores de artistas recuerden que hay un procedimiento específico para traer a los artistas que pueden venir a actuar en estas actividades canadienses.

Digo esto porque algunas personas traen artistas solamente con visas de turistas y ya una vez que están aquí los hacen trabajar sin tener una autorización para eso, lo cual les puede generar dificultades tanto a los promotores como también a los mismos artistas.

Una situación de éstas es muy peligrosa, porque si en algún momento el Departamento de Inmigración en el Puerto de entrada a Canadá se da cuenta de que estas personas en realidad vienen a trabajar y no sólo de visita, pueden negarles la entrada y entonces el promotor del evento va a quedar muy mal, con entradas vendidas y sin artista para actuar.

Es importante saber que hay una sección de ley que es especial para los artistas que vienen a presentarse una, dos o tres veces en Canadá, y es una excepción que requiere que el promotor del evento envíe una carta de invitación, un contrato y el itinerario del artista, explicando que ellos se van a encargar de los gastos en que este incurra mientras está en el país, etc.

De igual forma, se requiere que se envíe el contrato que se ha firmado con el artista, el contrato que se ha firmado con local donde va a ser la presentación, y que se llene formularios para cada uno de los músicos, cantantes, ingenieros, sonidistas y para todas las personas que vienen en la delegación, incluyendo el manager, junto con una solicitud para todo el grupo.

Se paga $100 per persona, y se tiene que enviar todos los documentos al Consulado Canadiense del país donde se encuentran las personas. Básicamente lo que se hace es solicitar una visa de turista que le permita al artista actuar una vez llegado a Canadá.

Si los artistas provienen de países de donde se requiere visa, generalmente el proceso se hace en el consulado del país de origen, pero si son artistas que vienen de países como España, México y Chile, que no necesitan visa para venir a Canadá.

Ciudadanos de estos países solo necesitan un ETA (se pide en línea y tiene un costo de $7 CAD) que es una autorización electrónica para venir a Canadá. Una vez que llegan a Canadá ellos deben presentar toda la documentación y solicitud al oficial en el Puerto de entrada.

Hay una cuestión que es un poquito problemática pero que también es muy importante conocer, y es que si el artista viene a actuar en un teatro, en un parque o en un estadio, entonces se hace solamente el trámite con la oficina de visa en el consulado canadiense correspondiente, pero si se trae a un artistas para actuar en un bar o en un restaurant, es decir en un lugar donde se vende comida y bebida, antes de hacer el trámite en el consulado hay que pasar por el Departamento de Recursos Humanos, donde se debe solicitar lo que se conoce como un “Labour Market Impact Assessment” (LMIA), que es lo que se pide para cualquier persona que quiera venir a trabajar a Canadá. Es decir, se solicita un permiso al Departamento de Recursos Humanos para que permita al promotor traer ese artista o grupo de artistas a actuar en el país.

Para hacer esa petición hay formularios específicos que se bajan de Internet o que el Consultor de Inmigración o el abogado a cargo deberían tener, y se tiene que incluir también en ellos los contratos con el local donde se van a llevar a cabo las presentaciones y el contrato con el artista, así como también la propaganda que se haya hecho. De igual forma también se deberá incluir la trayectoria de los artistas para que el Departamento de Recursos Humanos dé la aprobación.

Una vez que esté la aprobación, se envía la solicitud para la visa al consulado correspondiente, o se presenta esta en el puerto de entrada con toda la documentación respectiva.

Otra cosa que es muy importante recordar es que cuando una persona viene a Canadá con una visa de turista que le permite trabajar, o con un permiso de trabajo, la persona no es nada más que un visitante a quien se le permite trabajar, y lo por tanto tiene que probar en el consulado que está capacitado para hacer el trabajo que va a hacer. En este caso, los artistas deben comprobar que efectivamente son artistas.

En casos donde son artistas muy conocidos no es tanta la documentación que tienen que presentar, pero sin son artistas que no son tan conocidos internacionalmente por supuesto que van a tener que presentar más documentación para probar que ese es el trabajo que ellos hacen.

Los solicitantes de visa también tienen que probar que van a regresar a sus países de origen una vez terminada la gira que van a realizar, y esto se hace a través de la presentación de contratos de trabajo, cuentas de banco, comprobantes de propiedades, de tarjetas de crédito, si dejan familia en el país como hijos, esposa o esposo, etc., a fin de convencer al oficial de Inmigración de que van a regresar a su país de origen.

También hay que tener en cuenta que si una persona viene al país con una visa de turista cuando en realidad vienen a trabajar, está mintiéndole a Inmigración, y si ellos se llegan a dar cuenta de lo que está sucediendo, no solamente el artista puede ser castigado con un cargo de falsedad, sino que también el productor puede tener problemas ya que hay secciones dentro de la Ley de Inmigración muy estrictas que penalizan fuertemente a las personas que traen extranjeros a trabajar sin los permisos correspondientes.

Además, es mucho más fácil traer al país a un artista con visa de turista que le permita trabajar, porque si la persona es efectivamente un artista y tiene un contrato de un festival que ya es conocido en Toronto o en cualquier parte de Canadá, va a ser más sencillo para que se le dé el permiso para que vengan a trabajar al país. Lo contrario sucede si un grupo de cinco, diez o veinte personas van al consulado y piden visas de turistas para visitar Canadá.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: [email protected]