Mitos y realidades de algunos procesos para Inmigrar a Canadá

La experta en inmigración Vilma Filici rompe ciertos mitos relacionados a los procesos migratorios canadienses

Hay ciertos procesos en inmigración que son muy sencillos pero que también pueden ser causa de mucha ansiedad y de muchos errores. Estos son: La Tarjeta de Residencia Permanente, el Estado Implícito y la Autorización para Regresar a Canadá. Voy a tocar cada uno de estos temas y explicar de qué manera funcionan.

Últimamente he recibido muchos comentarios sobre la supuesta invalidación de la residencia permanente en el momento en que la Tarjeta de Residencia Permanente se vence. Esta creencia es completamente errónea. Tenemos que partir de la base de que la tarjeta de residente permanente es un hecho relativamente nuevo, fue introducida con el Acta de Inmigración del 2002 y comenzó a implementarse en el 2004.

La Tarjeta de Residencia Permanente es un documento de viaje y nada más. Esta tarjeta se requiere cuando un residente sale de Canadá ya que para poder regresar debe presentarla a las aerolíneas a fin de que lo dejen abordar. Hay que pensar en la tarjeta como pensamos de nuestros pasaportes. Si la validez de un pasaporte expira, es sólo ese documento que expira, la persona dueña del documento continúa teniendo la misma ciudadanía.

Una persona con la tarjeta vencida puede de todos modos invitar a alguien a visitarlo y patrocinar a alguien. Al mostrar la tarjeta, aun si está vencida, se está comprobando el estatus de la persona, el cual de todos modos los oficiales pueden verificar entrando al sistema global computarizado.

Otro procedimiento que causa mucho estrés a las personas que se encuentran en Canadá procesando una extensión de su visa de turista, visitante o estudios, es el tiempo que se tarda Inmigración en enviar una respuesta después de que la persona remitió el pedido de extensión. Sabemos que si se envía el pedido en línea el cliente recibirá una respuesta entre 22 y 30 días, y si se manda la petición de extensión por correo regular, el trámite se puede demorar entre tres y cuatro meses. La preocupación surge cuando se mandó a pedir la extensión antes de que se venciera el documento y la respuesta no llega, y pasa la fecha de validez del documento que se tiene.

Siempre y cuando la persona haya preparado y solicitado la renovación del documento antes de la fecha de vencimiento del documento anterior, no debe preocuparse, ya que de acuerdo a la ley tiene “Implied Status” o Estado Implícito. Lo que esta sección de ley dice explícitamente es que: A un residente temporal que ha hecho una solicitud para extender el periodo que le fue autorizado para permanecer en el país y que no ha recibido una decisión cuando se le venció ese estatus, se le extiende el periodo hasta el día en que es hecha una decisión (en caso de rechazo) o hasta el final del nuevo periodo que se autorizó en caso de una decisión positiva.

También es importante recordar que la persona continúa teniendo el mismo status que tenía antes de enviar a pedir la extensión. Si la persona es un estudiante, puede seguir estudiando, si la persona es un trabajador temporal, puede seguir trabajando, y si es un visitante puede permanecer en el país como turista.

Hay que tener en cuenta que esto sólo es válido para las personas que han pedido su extensión antes de que venciera el documento. Esto quiere decir que si una persona se quedó sin estatus y pide que le reinstauren el mismo (restauration of status), no tendrá estatus legal hasta recibir su nuevo documento, y por lo tanto no podrá estudia ni trabajar.

Hay otras situaciones que son muy confusas y que han llevado a personas a gastar mucho dinero para venir a Canadá para luego verse forzadas a regresarse desde el aeropuerto, o terminar en centros de detención de inmigración, porque son inadmisibles a Canadá por haber tenido una orden de deportación en el pasado.

La pregunta que he escuchado a menudo es: “si ahora tengo pasaporte de un país que es exento del requisito de solicitar una visa de visitante, como los países de Europa, ¿al llegar al puerto de entrada puedo entrar sin problemas si alguna vez fui deportado con el pasaporte de mi país de nacimiento?

La respuesta es “no”.  La persona que fue deportada y tiene un pasaporte de un país que no requiere visa sigue siendo inadmisible a Canadá por haber sido deportada. El tener un pasaporte de un país que no requiere visa le permite abordar un avión o nave para llegar a Canadá, pero al llegar al puerto de entrada, sea un aeropuerto o la frontera terrestre, el oficial que lo examine en la entrada va a ver en las computadoras que la persona fue deportada de Canadá.

La ley dice que una persona que fue deportada no puede regresar nunca a menos que obtenga una autorización para regresar a Canadá. No importa de donde venga ni con que pasaporte venga. Si la persona se arriesga a llegar al puerto de entrada el oficial no tiene opción, no le puede permitir la entrada porque no cumple con el requisito legal.

El oficial tiene el poder de ordenar que la persona regrese, puede detenerla o puede involucrar a la policía montada y se le pueden hacer cargos criminales.

Para evitar todo este tipo de complicaciones, la mejor opción que tienen las personas interesadas en viajar a Canadá, o que ya están residiendo de forma temporal en el país, es asesorarse bien con profesionales debidamente acreditados. Deben consultar con un asesor o con un abogado de Inmigración que conozca las leyes migratorias canadienses para estar seguros que los procedimientos que están empleando o que desean utilizar son los adecuados, y que por lo tanto tendrán asegurado su ingreso y/o permanencia en este país.

Recuerde que una consulta a tiempo le puede ahorrar dinero, tiempo y muchos dolores de cabeza.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Deportación de Canadá por ser culpable de criminalidad

No se debe olvidar que un acto criminal puede conducir a la deportación. Aun peor: para un residente es una sentencia doble

 

La semana pasada, la Corte de Apelaciones de Ontario redujo la sentencia de un residente permanente por un día, con el objetivo de que este no perdiera la oportunidad de apelar la orden de deportación ante la Corte de Apelaciones de Inmigración luego de que se convirtió  en inadmisible a Canadá al haber sido encontrado culpable de asalto.

Hay que recordar que el ser encontrado culpable de criminalidad para un residente permanente es automáticamente una sentencia doble. Primero, la persona debe cumplir con la sentencia dada por la corte criminal, y segundo, debe tratar con Inmigración y con la Canadian Border Services Agency (CBSA).

El procedimiento usado por el Departamento de Inmigración en relación a los residentes permanentes que son encontrados culpables de criminalidad es comparable a lo que en muchos países se conoce como “limpieza social”, o tal y como lo dijo la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso Padilla v Kentucky en el 2010: “el equivalente de la expulsión o el exilio”.

Muy probablemente algunas personas pueden pensar que si el residente permanente cometió una ofensa criminal merece ser deportado, pero me adelanto en decirles que no se trata de personas que han cometido actos delictivos como un homicidio o  tráfico de drogas, sino que cualquier sentencia de criminalidad, por más pequeña que sea, puede resultar en una orden de deportación.

La razón por la cual se apeló la sentencia para esta persona es porque, de acuerdo a la Ley de Inmigración, si un residente permanente recibe una sentencia de seis meses o más pierde el derecho a la única oportunidad que tendría de permanecer en Canadá a pesar de ser culpable de una ofensa criminal.

La División de Apelaciones de Inmigración tiene jurisdicción de oír la apelación de una persona con criminalidad sólo si la sentencia recibida fue de menos de seis meses. Si la sentencia fue de seis meses o más, la persona sólo puede acceder a una revisión judicial ante la Corte Federal, y hay una gran diferencia entre el proceso ante La División de Apelación de Inmigración (DAI) y la Corte Federal.

La gran diferencia es que la DAI tiene el poder de ir más allá que la Corte Federal y analizar el caso por razones humanitarias. La DAI puede parar la deportación si llegan al fallo de que hay razones meritorias para hacerlo. A pesar de la criminalidad, que no se disputa, la DAI puede evaluar ciertos factores como la edad en la que llegó la persona a Canadá, la seriedad de la ofensa que llevó a la orden de deportación, las posibilidades que hay de que la persona se rehabilite o se haya rehabilitado, su establecimiento en Canadá y qué familia tiene en el país, cómo serán afectados los miembros de su familia si la persona es deportada, qué tipo de sufrimiento tendrá si es sacada del país, y cómo será afectada si es deportada al país de origen. Qué tipo de apoyo tendrá en el país de origen y qué posibilidades tiene de encontrar trabajo, así como también cuál es el record de abuso de derechos humanos en ese país, entre otros factores.

La rehabilitación y poder demostrar que la persona no cometerá otro delito en el futuro juegan un papel muy importante en la decisión, por lo que es de suma importancia que el cliente tome medidas para poder demostrar esto en el momento apropiado. Por ejemplo, si el problema fue causado por una adicción a las drogas, una buena idea es comenzar un programa para combatir esa adicción; si fue un problema causado por estar en estado de ebriedad, debe comenzar a asistir de inmediato a los alcohólicos anónimos, o a un programa de ayuda para manejar la ira, si este fuera el caso.

Para que la persona se convierta en inadmisible, la sentencia recibida tiene que ser una sentencia bajo un “Act of Parliament” (Ley Parlamentaria). Esto significa que ciertas ofensas bajo leyes provinciales no convierten a la persona en inadmisibles, así como tampoco lo hace una ofensa que se haya cometido siendo menor de edad.

También hay que recordar que no todos los dictámenes de la Corte convierten a la persona en inadmisible. Por ejemplo, a una persona a la que no se la encuentra culpable por razones de salud mental; se le da un “peace bond”; se le cancelan los procedimientos; se le da una exoneración o se le da un descargo ya sea absoluto o condicional, lo que significa que no queda con record criminal y por lo tanto no les afecta el estatus inmigratorio.

En este sentido, un residente permanente acusado de un delito debe asegurarse de que su abogado penal este también inmerso en leyes de inmigración para certificar de que en lo posible la sentencia que reciba no afecte su estatus migratorio. De hecho, si el abogado penal no tiene conocimientos sobre las consecuencias que un proceso criminal tiene para el estatus migratorio, el cliente debe garantizar de que este se comunique con un especialista en inmigración para que lo guie y se asegure de que en lo posible la sentencia dada no supere los seis meses menos un día.

En muchas instancias se le aconseja al cliente declararse culpable para facilitar y agilizar un proceso delictivo, sin prestar atención al estatus migratorio. El declararse culpable definitivamente pone en riesgo el  estatus migratorio del acusado. En casos en que la criminalidad no es grave, el juez y el fiscal deben ser alertados de la situación migratoria del acusado y de cómo el resultado del proceso penal lo afectara en otras áreas de la vida. Tanto el fiscal como los jueces están dispuestos a dictar sentencias que no resulten en una inminente deportación.

En el caso del residente permanente del que hablamos al principio, de no haber logrado que le restaran un día en su sentencia hubiese perdido la oportunidad de quedarse en Canadá. El señor llegó a Canada en 1989 y ha vivido aquí desde entonces, está casado con una ciudadana canadiense con quien tiene cuatro hijos también canadienses.

Al quitarle un día en la sentencia, la Corte de Apelaciones le dio la posibilidad de apelar la orden de deportación ante la División de Apelaciones de Inmigración y poder argumentar su establecimiento en Canadá, y, más que todo, de qué manera serian afectados su esposa y sus cuatro hijos si eventualmente fuera deportado del país.

Vilma Filici, B.A., B.Ed., RCIC
ICCRC R 410727

*Vilma Filici es Consultora de Inmigración Certificada.  Pueden dirigir sus preguntas a [email protected]